SEMIOLOGIA PSIQUIATRICA Y ESQUIZOFRENIA

Sitio del Dr. Hugo Marietan

www.marietan.com    marietanweb@gmail.com

  [ Principal ] Artículos ] Psicopatía ] Esquizofrenia ] Docencia ] Poesías y cuentos ] Otros Autores ] Curso de Psicopatía ] Semiología Psiquiátrica ] Enlaces ] Cartas comentadas ] Depresión ]

Estudio de las alteraciones cognitivas en pacientes  con diagnóstico de esquizofrenia. Estudio multicéntrico

C. Dillon1, 2, 3, V. Villar1, M. Iturry 1, L. Lopez Amalfara 1, P. Harris 1, L. Raczkowsky 3, C. Serrano 1, 2, F. Taragano 2, R. Allegri1, 2

 

Publicado en Alcmeon, Revista Argentina de Clínica Neuropsiquiátrica, vol. 12, Nº 4, noviembre de 2005, págs. 402 a 408.

Resumen

Introducción: Según diversos estudios la esquizofrenia está frecuentemente asociada a un deterioro cognitivo generalizado independiente de los episodios. Entre las alteraciones cognitivas encontradas en pacientes esquizofrénicos, las más destacadas exhiben disfunción en pruebas que evalúan las funciones frontales (ejecutivas), el aprendizaje verbal, la memoria y la función verbal. Objetivos: Analizar las alteraciones neurocognitivas encontradas en pacientes con diagnóstico de esquizofrenia estables al momento de la evaluación. Materiales y método: Fueron evaluados 12 pacientes estables con diagnóstico de esquizofrenia según DSMIV y 18 sujetos controles, apareados por edad, escolaridad y nivel cognitivo general (según Mini Mental State de Folstein, 1975). Los pacientes fueron evaluados con una entrevista neuropsiquiátrica semiestructurada, un examen neurológico y una extensa batería neuropsicológica. Resultados: Se encontraron diferencias significativas en la memoria (con un patrón subcortical), el lenguaje, la atención y las funciones ejecutivas en los pacientes esquizofrénicos comparados con los sujetos control. Con respecto al coeficiente intelectual (CI), los esquizofrénicos tuvieron mayor compromiso en subtest verbales (vocabulario y analogías), que en los subtest ejecutivos (cubos y matrices) CIV < CIE. Conclusión: En la Evaluación Neuropsicológica de los pacientes Esquizofrénicos estables comparados con los sujetos controles, se encontraron diferencias significativas en la memoria, el lenguaje, la atención y las funciones ejecutivas. El CI Verbal fue menor que el CI Ejecutivo. Esto último podría ser explicado por las alteraciones que presentan estos pacientes a nivel del lenguaje y el pensamiento.

Palabras Claves

Esquizofrenia, Neuropsicología.

Introducción

Dentro de la signosintomatología presente en la esquizofrenia, el trastorno cognitivo ha sido una de las características menos valoradas para su estudio y diagnóstico. Su importancia esta siendo apreciada en la actualidad como una causa que contribuye al fracaso en la rehabilitación de algunos pacientes a pesar de la ausencia de los síntomas psicóticos (Green 1996), y su estudio es hoy un objetivo necesario para abordar su tratamiento (Davidson y Keefy, 1995).

En las descripciones clínicas originales de Kraepelin (Goldberg,2000), él comentaba: "La eficacia mental esta siempre disminuída a un nivel considerable. Los pacientes se encuentran distraídos, inatentos..., no pueden permanecer con el pensamiento en la mente".

Las alteraciones neuropsicológicas han sido demostradas en pacientes con un primer episodio (Brain Of. Et al, 1992; Saykin et al, 1994, Kenny et al, 1997) y en los premorbidos (Jones, 1997, Russell, 1997); su progresión sin embargo, permanece poco clara (Bilder 1992). En una minoría considerable de esquizofrenicos crónicos su severidad garantiza el rótulo de demencia.(Davidson et al, 1996).

En los años pasados, varios estudios han demostrado que las alteraciones cognitivas en la esquizofrenia son generalizadas, con problemas particularmente en la atención, la memoria declarativa, y la resolución de problemas. Estos deficits aparecen en los comienzos de la enfermedad y son estables en el transcurso de la misma, pero pueden interactuar con el proceso de envejecimiento, hay evidencia de deterioro cognitivo en estos pacientes. La información hasta el momento relaciona a estos deficits con anormalidades en las estructuras limbicas (conectividad funcional hipocámpica) y frontales (corteza prefrontal dorsolateral) (Meyer-Lindenberg, 2002), (disfunciones en el circuito frontal-basal (ganglios de la base)-talámico) (Alexander, 2002), marcadores genéticos, y medioambiente (socio-laboral).

Hay alteraciones particularmente en la memoria y en las funciones ejecutivas en un contexto de deterioro generalizado (Blanchard y Neale, 1994).

A pesar de que ciertos déficit pueden ser atribuíbles a la pobre motivación, pensamientos psicóticos intrusitos, trastorno del pensamiento, efectos de la medicación, igualmente las anormalidades cognitivas son identificadas aunque estos factores estén ausentes o controlados.

Liu et al. (Liu, 2002) evaluó pacientes con esquizofrenia, trastorno bipolar con y sin psicosis, depresivos con y sin síntomas psicóticos. Los pacientes con esquizofrenia tuvieron las mayores alteraciones, seguidos de los pacientes bipolares con y sin trastorno psicótico, y los depresivos mayores con síntomas psicoticos. Los depresivos sin síntomas psicóticos y los bipolares en remisión se desempeñaron bien.

El objetivo del presente estudio fue analizar las alteraciones neurocognitivas encontradas en pacientes con diagnóstico de esquizofrenia, de más de 5 años de evolución, que se presentaban estables al momento de la evaluación.

Materiales y métodos

Pacientes: Se reclutaron 12 pacientes estables con diagnóstico de esquizofrenia según DSMIV (1994) de mas de 5 años de evolución, que concurrían al Servicio de Consultorios Externos del Hospital Braulio Moyano, medicados con antipsicóticos atípicos (Risperidona, Aripiprazol, Olanzapina), ningún paciente se encontraba medicado con anticolinérgicos; y 18 sujetos controles normales que fueron reclutaron del Hospital Municipal Zubizarreta y del Instituto Universitario CEMIC, apareados por edad, escolaridad y nivel cognitivo general (según Mini Mental State Exam de Folstein, 1975).

Método: Los pacientes fueron evaluados con una entrevista neuropsiquiátrica semiestructurada y un examen neurológico. Para evaluar el estado cognitivo se efectuó una extensa batería Neuropsicológica que incluyó:

Orientación: Mini Mental State Examination (Folstein y col. 1975), test de orientación de Benton (1983).

Atención: Span de dígitos; Trail Making "A" (Reitan,1958).

Lenguaje: Test de denominación de Boston (Allegri y cols,1997), Vocabulario (WASI,1999). Test de denominación mínimo de Boston (versión Serrano y cols, 2000)

Memoria: Batería de memoria de Signoret (1979). Test de Memoria Mínimo de Buschke (1999).

Abstracción y razonamiento lógico: Analogías y Matrices (WASI,1999).

Visuoespacialidad: Cubos (WASI, 1999); Test del reloj (Freedman y cols,1994).

Funciones ejecutivas: Trail Making "B" (Reitan y cols,1958)", Fluencia verbal (Benton,1968).

Coeficiente intelectual: Test de inteligencia de Wechsler reducido (WASI,1999).

Todo el trabajo clínico estuvo sujeto a las Reglas ICH de Buenas Prácticas Clínicas, a la última revisión de las declaraciones de Helsinki (1964, c/ enmiendas Tokio, 1975; Venecia, 1983; Hong Kong, 1989) así como las regulaciones de las Autoridades de Salud del GCBA.

Resultados

Los datos demográficos de las poblaciones en estudios se presentan en la tabla 1:

Referencias: Los valores (salvo el sexo) están expresados en media y desvío standard. MMSE (Mini Mental State Exam de Folstein y cols., 1975).

Pruebas neuropsicológicas

Referencias: Los valores están expresados en media y desvío standard.

** altamente significativo

* significativo

 

Se encontraron diferencias significati-vas en la memoria (patrón subcortical), el lenguaje, la atención y las funciones ejecutivas en los pacientes esquizofrénicos comparados con los sujetos control (Ver Tabla 2). Las Pruebas más alteradas en relación a los sujetos control fueron el recuerdo lógico inmediato y diferido, Trail Making A y B, la fluencia semántica, fluencia fonológica, Test de denominación de Boston, las analogías, y las matrices. Las únicas pruebas que no tuvieron diferencias con respecto a los sujetos control fueron en el reconocimiento, lo que nos marcaría un patrón de memoria de tipo subcortical; y los cubos, que evalúan alteraciones en la visuoespacialidad y forma parte de los subtests que evalúan el CI ejecutivo.

Con respecto al coeficiente intelectual (CI), los esquizofrénicos tuvieron mayor compromiso en los subtests verbales (vocabulario y analogías), que en los subtests ejecutivos (cubos y matrices) determinando una relación CIV < CIE.

 

Conclusiones

Las psicosis están asociadas a alteraciones en el contenido y en la forma del pensamiento. Las verbalizaciones espontáneas de los pacientes psicóticos con un trastorno en el pensamiento incluyen evidencia de pérdida de las asociaciones, bloqueo del pensamiento, condensación, falta de lógica, neologismos, incoherencia, y perseveraciones (Andreasen, 1979). Los esquizofréncos tienden a tener menos estructura en el discurso que los pacientes maníacos. El output verbal de algunos esquizofréncos puede ser similar a la jergafasia y puede ser distinguida con dificultad (Farber, 1981, Gerson, 1977). La esquizofrenia presenta alteraciones en la fluencia, contenido de información pobre, perseveración relativa de la sintaxis y fonología, parafasias, perseveración incoherencia, y déficit en los aspectos pragmáticos del discurso (Samburanis, 1994). Estos pacientes son poco concientes de su déficit en la comunicación, están poco comprometidos en el intercambio de la conversación y le dan poca importancia a la respuesta del que los escucha. El contenido del pensamiento es bizarro, con una tendencia a recurrir en ciertos temas y utilizar vocabulario restringido (Gerson, 1977, Andreasen 1982). Las alteraciones en el lenguaje son más evidentes en pacientes esquizofrénicos con síntomas negativos prominentes (Landre, 1992).

En el presente estudio, las evaluaciónes neuropsicológicas de los pacientes Esquizofrénicos estables comparados con los sujetos controles, mostraron diferencias significativas en la memoria, el lenguaje, la atención y las funciones ejecutivas. Los esquizofrénicos tuvieron mayor compromiso en los subtests verbales (vocabulario y analogías), que en los subtests ejecutivos (cubos y matrices). CIV < CIE. Esto último podría ser explicado por las alteraciones que presentan estos pacientes a nivel del lenguaje y el pensamiento.

En la mayoría de los estudios que comparan los esquizofrénicos con los bipolares, los pacientes esquizofrénicos presentaron peor desempeño en las pruebas neuropsicológicas en particular en la función verbal (Bearden, 2001). El estudio realizado por Mason reportó que los coeficientes intelectuales (IQ) premórbidos de los bipolares eran significativamente mayores que los controles normales, mientras que los de los esquizofrénicos eran significativamente menores.

La base del uso desordenado del lenguaje podría basarse teóricamente en anormalidades en la organización semántica. Gourovitch et al. (Goldberg, 2000) encontró que la fluencia semántica estaba más alterada que la fonológica en pacientes con esquizofrenia. Esto implica la organización del sistema semántico.

El desempeño de los pacientes esquizofrénicos en varios tests de procesamiento visuoespacial se encontró intacto. Los tests de locación que involucran el análisis espacial incluyendo los cubos del WAIS-R test, generalmente tienen un desempeño normal en los pacientes con esquizofrenia (Goldberg, 2000).

En un estudio de pacientes esquizofrénicos sin medicación en su primer episodio de psicosis, Schuepbach et al. (2002), encontró que la mayoría de las funciones cognitivas aunque se encontraban alteradas en comparación a los controles, permanecían estables o mejoraban luego de 5 semanas de tratamiento con antipsicóticos, con la excepción de la memoria y el aprendizaje verbal que se deterioraba. Estos hallazgos corroboran lo informado en otros estudios acerca de que la memoria verbal es un déficit persistente y selectivo en pacientes con esquizofrenia (Saykin, 1994).

En un estudio reciente (Mc Bride, 2002), se encontró que los pacientes con esquizofrenia experimentaban un riesgo relacionado a la edad aumentado en el deterioro cognitivo comparado a controles normales y pacientes con Alzheimer dentro de un período de 6 años. Pacientes añosos con esquizofrenia demostraron disminución en las pruebas del MMSE comparado con pacientes jóvenes. Estas disminuciones relativas asociadas a la edad no fueron encontradas en controles ni en pacientes con Alzheimer, por eso parece que los pacientes con esquizofrenia hasta la edad de 65 años permanecen estables en el funcionamiento cognitivo, pero luego de los 65 años se encontraría un

deterioro cognitivo. En otro estudio que evaluaba el la demencia en pacientes esquizofrencios, McBride et al (2002) encontró que los pacientes añosos con Alzheimer tenían un perfil cognitivo similar a los pacientes esquizofrénicos de la misma edad. Los pacientes con Alzheimer tenían pero rendimiento en las pruebas de recuerdo verbal diferido y en los índices de recuerdo, mientras que los esquizofrénicos presentaban desempeño menor en el Test de Boston.

Según creencias instauradas, los pacientes esquizofrénicos experimentan problemas en la vida cotidiana porque se encuentran divididos en contra suyo, fuera de contacto con la realidad, y desorganizados. La visión de los científicos ha comenzado a cambiar. No sólo los síntomas han sido codificados y definidos, pero los apuntalamientos neurobiológicos de este trastorno han comenzado a ser descriptos. También esta emergiendo una visión de que los impedimentos cognitivos podrían ser una característica central de este trastorno.

Bibliografía

Alexander GE, DeLong MR, Strick PL. Parallel organization of functionally segregated circuits linking basal ganglia and cortex. Annu Rev Neurosci 1986; 9:357–381.2002; 51:972–978.

Allegri RF, Mangone CA, Rymberg S, Fernandez A, Taragano FE. Spanish version of the Boston naming Test in Buenos Aires. The Clinical Neuropsychologist 1997; 11, 4: 416-420.

Allegri RF, Ollari JA, Mangone CA, Arizaga RL, De Pascale A, Pellegrini M et al. El "Mini Mental State Examination" en la Argentina: Instrucciones para su administración. Rev.Neurol.Arg. 1999; 24: 31-35.

Andreas S. Meyer-Lindenberg, MD, PhD; Rosanna K. Olsen; Philip D. Kohn; Timothy Brown;Michael F. Egan, MD; Daniel R. Weinberger, MD; Karen Faith Berman, MD. Regionally Specific Disturbance of Dorsolateral Prefrontal–Hippocampal Functional Connectivity in Schizophrenia. Arch Gen Psychiatry. 2005;62:379-386

Andreasen NC. Thought, language and communication disorders, 1: Clinical assesment, definition of terms and evaluation of their reliability. Arch General Psychiatry 1979; 36: 1315-1321.

Andreasen N.A. Thought, language and communication disorders. Diagnostic significance.differences. Arch General Psychiatry 1979; 36: 1325-1330

Andreasen N.C. The relationship between schizophrenic language and the aphasias. In: Henn F.A, Nasrallah, eds. Schizophrenia as a Brain Disease. New York: Oxford University Press, 1982:99-111.

Anne L. Hoffa,b and William S. Kremen. Neuropsychology in schizophrenia: an update. 2003 Lippincott Williams & Wilkins. 0951-7367.

Bearden C E. et al. The neuropsychology and neuroanatomy of bipolar affective disorder: a critical review. Review Article. Bipolar Disorders, 2001: 3:106-150.

Bilder RM, Lipshutz-Broch, Reiter et al. Intellectual deficits in first episode schizophrenia: evidence for progressive deterioration. Schizophr Bull 1992; 18:437-48.

Buschke, H. Selective reminding for analysis of memory and learning. Journal of Verbal Learning and Verbal Behavior 1973; 12: 543-550.

Butman J, Allegri RF, Harris P, Drake M. Spanish verbal fluency. Normative data in Argentina. Medicina (Bs. As.) 2000; 60: 561-564.

Cummings J. Neuropsychiatry and Behavioral Neuroscience. Chapter 6. Disorders of Speech and Language. Pag 70-96. Oxford University Press. New York 2003.

Davidson M., Keefy RS. Cognitive impairment as a target for pharmacological treatment in schizofrenia. (Review). Schizophr Res 1995; 17:123-9.

Faber R, et al. Language dysfuction in schizophrenia. Br J Psychiatry 1981; 139:519-522.

Folstein MF, Folstein SE, McHugh PR. "Mini-mental state" A practical method for grading the cognitive state of patients for the clinician. J.Psychiatr.Res 1975; 12; 189-198.

Freedman M, Learch K, Kaplan E, Winocur G, Shulman KI, Delis D. Clock Drawing: SA Neuropsychological Analysis. New York, NY; Oxford University Press Inc; 1994.

Green MF. What are the functional consequences of neurocgnitive deficits in schozofrenia? (Review). Am Psychiatry 1996; 153:321-30. Coment in: Am J Psychiatry 1997;154:443-4.

Gerson et al. Diagnosis: schizophrenia versus posterior aplasia. Am J Psychiatry 1977; 134:966-969.

Goldberg T.E and James M. Gold.Neurocognitive Functioning in Patients with Schizophrenia. An Overview. 2000. http://www.acnp.org/g4/GN401000120/CH118.html (18 of 18)11/11/2005 16:39:29

Harrison P.J. The neuropathology of Schizophrenia. A critical review of the data and their interpretation. Brain 1999.;122, 593-624.

Jones P. The early origins of schizophrenia. (Review). Br Med Bull 1997b; 53:135-55.

Landre N. A, et al. Laguage functioning in schizophrenic and aphasic patients. Neuropsychol Beha Neurol 1992;5:7-14.

Liu SK, Chiu C-H, Chang C-J, et al. Deficits in sustained attention in schizophrenia and affective disorders: stable versus state-department markers. Am J Psychiatyr 2002; 159:975–982. 50:98–107.

McBride T, Moberg PJ, Arnold SE, et al. Neuropsychological functioning in elderly patients with schizophrenia and Alzheimer’s disease. Schizophrenia Res 2002; 55:217–227.

Meyer-Lindenberg A, Miletich RS, Kohn PD, Kohn PD, Esposito G, Carson RE, Quarantelli M, Weinberger DR, Berman KF. Reduced prefrontal activity predictsexaggerated striatal dopaminergic function in schizophrenia. Nat Neurosci. 2002;5:267-271.

Reitan RM. Validity of the Trail Making Test as an indication of organic brain damage. Percept Mot Skills 1958; 8: 271.

Russell AJ, et al. Schizophrenia and the myth of intellectual decline. Am J Psychiatry 1997; 154: 635-9.

Sambunaris A et al. Stroke- related aphasias mistaken for psychotic speech: two case reports. J Gerat Psychiatry Neurol 1994; 7:144-147.

Saykin AJ, Shtasel DL, Gur RE, et al. Neuropsychological deficits in neuroleptic naive patients with first-episode schizophrenia. Arch Gen Psychiatry 1994; 51:124–131.

Serrano CM, Allegri RF, Drake M, Butman J, Harris P, Nagle C, Ranalli C. Versión corta en español del test de denominación de Boston: su utilidad en el diagnóstico diferencial de la enfermedad de Alzheimer. Rev Neurol. 2001; 33(7): 624-627

Signoret JL, Whiteley A. Memory battery scale. Intern. Neuropsych. Soc. Bull 1979; 2-26.

Schuepbach D, Keshavan MS, Kmiec JA, Sweeney JA. Negative symptom resolution and improvements in specific cognitive deficits after acutetreatment in first-episode chizophrenia. Schizophrenia Res 2002; 53:249–261.

Tyrone D. Cannon, PhD; David C. Glahn, PhD; Junghoon Kim, PhD; Theo G. M. Van Erp, MA; Katherine Karlsgodt, MA; Mark S. Cohen, PhD; Keith H. Nuechterlein, PhD; Sunita Bava; David Shirinyan, MA Dorsolateral Prefrontal Cortex Activity DuringMaintenance and Manipulation of Informationin Working Memory in Patients With Schizophrenia. (REPRINTED) ARCH GEN PSYCHIATRY/VOL 62, OCT 2005. 1071-1081.

Wechsler D. Test de inteligencia para adultos (WAIS) Paidos, Buenos Aires, 1988.

Wechsler D: Manual for the Wechsler Adult Intelligence Scale, 3rd ed. San Antonio, Tex, Psychological Corp, 1997.

 

Trabajo Premiado en el 12º Congreso Internacional de Psiquiatría de la AAP, octubre de 2005 (Poster)

1 Centro de Investigación de la Memoria, Hospital Zubizarreta (GCBA) y CONICET.

2 Instituto Universitario CEMIC.

3 Hospital Neuropsiquátrico Dr. Braulio Moyano. Consultorios externos.

Correspondencia: drcaroldillon@yahoo.com.ar

 

 



Si desea dar su opinión o aporte escríbame a consultashm@gmail.com o click AQUI