SEMIOLOGIA PSIQUIATRICA Y ESQUIZOFRENIA

Sitio del Dr. Hugo Marietan

www.marietan.com    marietanweb@gmail.com

  Principal ] Artículos ] Psicopatía ] Esquizofrenia ] Docencia ] Poesías y cuentos ] Otros Autores ] Curso de Psicopatía ] Semiología Psiquiátrica ] Enlaces ] Cartas comentadas ] Depresión ]

Reflexiones ] Cuentos ] Poesía ] Otros ]

 

Reflexiones sobre la Esquizofrenia

Dr. Hugo R. Marietán, setiembre de 1999, www.marietan.com

Mientras la mirada común nos incluye, el esquizofrénico nos mira desde él. Nos concede, esporádica y parcialmente, algunos canales de su atención. Todo en él trasunta “otro lado”: su postura, su tono de voz, sus gestos, el contenido del discurso. Nos observa como a ajeno. No es él el extraño, sino nosotros. Somos “el que no comprende”, “el que no vale la pena explicarle nada”, ni tampoco interesa.

Desde este lado, el discurso siempre es compartido. Nace con el otro inmerso en los códigos y vivencias comunes. Desde una “a” hasta la fórmula matemática más compleja necesitamos de la “complicidad”, del ajuste comunicacional del otro. Aún en la reflexión más solitaria, conversamos con otro.

El esquizofrénico perdió al interlocutor (común). Monologa en el sentido estricto del término. Es un pensar de uno a uno, reverberante. El epifenómeno pseudo alucinatorio pseudo auditivo, la apertura a sus pensamientos paralelos en el campo de la conciencia, remarca este concepto. No hay un diálogo, sino un monólogo con sus fracciones. Aquí no hay entrada, no hay un canal de penetración para el otro.

En la vivencia de lo temporal la esquizofrenia es un presente constante. El diálogo siempre conlleva un pasado y un futuro. Se parte de algo y se va hacia algo. En el monólogo esquizofrénico el presente enseñoréa la mente, el futuro tiene el ajuste real perfecto: no existe. De ahí la falta de iniciativa, de proyectos pragmáticos, elementos que se extienden desde el presente hacia el futuro. El pasado aparece ruinoso, sin el brillo emocional, impersonal, como algo que le pasó a otro suyo. Así puede narrar sus hechos desde lo cognitivo, desfasado de lo emocional, opacado, como quien cuenta el argumento de una película insulsa. Los exabruptos afectivos de algunos hebefrénicos presentan igual desenganche cognitivo . emocional, son dramatizaciones sin resonancia en el interlocutor.

El esquizofrénico es visto como apático, desinteresado, banal. Es sólo presente monologando.



: : Si tiene cualquier inquietud escríbame a consultashm@gmail.com: :