Breivik, el psicópata

Sitio del Dr. Hugo Marietan

PRINCIPAL - ARTÍCULOS - PSICOPATÍA - ESQUIZOFRENIA - DEPRESIÓN

Otros autores - SEMIOLOGÍA PSIQUIATRICA - Poesías y Cuentos - Cartas comentadas

 

Consultorio Especializado en Asesoramiento de Personas Afectadas por Psicópatas: familiares, parejas y allegados

PARA PROFESIONALES: INTERCONSULTAS Y SUPERVISIÓN

En Buenos Aires: Zona Pueyrredon y Santa Fe:Celular:  (05411) 154 447 4980 Exterior: 0054 911 44474980Teléfono Fijo: 011 48254697 Exterior: 00 54 11 48254697  o por Vía email: marietanweb@gmail.com

El psicópata noruego

Este hombre, Breivik, de poco más de 30 años, llevó acabo uno de los hechos más inusitado que pueda realizar un individuo: matar a casi 100 personas, la mayoría ejecutadas casi personalmente con su fusil en una isla donde se realizaba una reunión de jóvenes izquierdistas. Él lo planeo durante meses (no fue un impulso ni una compulsión) sino algo preparado y manifiestamente estudiado. Tiene una ideología de base, pero en realidad es una pantalla para justificar su necesidad especial individual, la de matar. Creo que ha disfrutado del momento en que masacraba a esos muchachos, que festejaba cada tiro que daba en el blanco. que sabía con plenitud qué estaba haciendo, conocía claramente que era una masacre “atroz, per necesario” se justifica. No hay aquí signos o atisbos de locura, de psicosis; tampoco de intoxicación por drogas. Sí una preparación metódica e inteligente para conseguir el objetivo buscado. Sin embargo, y coherente con la psicopatía, se reconoce autor de los hechos, pero no está de acuerdo con ser penado, ya que lo considera “un hecho político”, que va a explicar profusamente ante el juez. Hay un macabro vedetismo en todo esta acción. Y, a diferencia de los asesinos de masas, no se suicida, sino que se entrega mansamente ante la presencia policial, se ama demasiado como para provocar su eliminación. Ha cosificado en extremo a las personas que fueron sus víctimas, los ha reducido a meros blancos de tiro, sin temer y pesarle las consecuencias de sus acciones sobre los demás: cero empatía.

Esto no puede ser confundido con un “trastorno paranoide de la personalidad” como lo describe el DSM IV, error en que han caído varios psiquiatras forenses para dar un encuadre a este caso. Esta personalidad va más allá de un trastorno, es algo sólido, consolidado, es una manera de ser, armoniosa en sus códigos propios, en su propia ley que, a su juicio, es superior a la ley común.

Como se dan cuenta, la descripción de psicópata encaja perfectamente, y en el descriptor de psicopatía la encontrarán tipificado como “tormenta psicopática”, donde una persona, sin antecedentes penales ni estridencias anteriores, desata una masacre atroz.

Dr. Hugo Marietan, Buenos Aires, 25 de julio 2011

www.marietan.com

 

 

 

Noruega llora víctimas de psicópata anti-islamista

24 de julio de 2011 • 17:11 • actualizado a las 17:30 Comentarios

Fuente: REUTERS

 

Noruega lloraba el domingo a las 93 personas que murieron en un tiroteo y un ataque con bomba llevados a cabo por un individuo que describió la masacre como 'atroz pero necesaria'.

Reducir Normal Aumentar Imprimir Noruega lloraba el domingo a las 93 personas que murieron en un tiroteo y un ataque con bomba llevados a cabo por un individuo que describió la masacre como "atroz pero necesaria" para combatir las políticas liberales de inmigración y la extensión del Islam.

En sus primeras declaraciones mediante un abogado después de su arresto, Anders Behring Breivik, de 32 años, dijo que quería explicar sus actos ante la corte en una audiencia del lunes que revisará la extensión de su custodia.

 

MANIFIESTO

En un manifiesto incoherente publicado justo antes de comenzar su matanza, Breivik dijo que era parte de una cruzada para combatir una marea islamista.

"Dijo que cree que sus acciones fueron atroces, pero que en su mente eran necesarias", afirmó el abogado Geir Lippestad a la cadena TV2, agregando que Breivik admitió ser responsable del tiroteo en un campamento del Partido Laborista y de la bomba que estalló en el distrito gubernamental de Oslo el viernes.

El abogado de Breivik dijo a la televisión pública que su cliente admitió sus acciones, pero considera que "lo que ha hecho no merece castigo".

"Lo que ha dicho es que quiere un cambio en la sociedad y en su concepción, en su mente, debe haber una revolución", agregó.

 

INCERTIDUMBRE

El jefe interino de la policía de Oslo, Sveinung Sponheim, confirmó a reporteros que Breivik podría hablar ante los tribunales. No se sabe si la audiencia será cerrada o pública.

"Admitió los hechos tanto en la detonación de la bomba como en el tiroteo, pero no admitirá responsabilidades criminales", advirtió Sponheim, agregando que Breivik dijo que actuó solo.

La policía investigaba este último punto, ya que algunas declaraciones de testigos en la isla mencionaban a más de un hombre armado, dijo Sponheim.

 

TRAGEDIA NACIONAL

El violento incidente, el peor vivido en Noruega desde la Segunda Guerra Mundial, conmovió profundamente a la habitualmente pacífica nación de 4,8 millones de habitantes.

El rey Harald y el primer ministro, Jens Stoltenberg, estuvieron entre los dolientes durante una ceremonia en la catedral de Oslo, donde el primer ministro habló emotivamente de las víctimas, entre las que había algunos conocidos suyos. "Esto representa una tragedia nacional", declaró.

Personas llorando pusieron flores y velas fuera de la catedral. Soldados con armas y chalecos anti-balas bloqueaban las calles hacia el barrio gubernamental.

La policía dijo que Breivik se rindió ante oficiales armados cuando estos llegaron a la isla de Utoeya, después de que mató metódicamente a disparos al menos a 85 personas, en su mayoría adolescentes que asistían a un campamento de verano de la rama juvenil del gobernante Partido Laborista de Noruega.

Unas 650 personas estaban en la isla cuando Breivik, vistiendo un uniforme policial, abrió fuego.

La policía dijo que les tomó una hora detener la masacre desde el momento en que recibieron la información inicial sobre los tiroteos, la peor cometida por un único hombre armado en los tiempos modernos.

Anders Behring Breivik, el noruego cercano a la ultraderecha que reconoció haber cometido los dos ataques que ensangrentaron al país el viernes, afirmó, según la policía, que planificó su matanza hace mucho tiempo y que actuó sólo.

El balance aún provisorio del peor acto de violencia ocurrido en Noruega desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, era el domingo de 93 muertos, 97 heridos y una cantidad indeterminada de desaparecidos, según la policía.

Noruega, y su vecina Suecia por solidaridad, observarán el lunes un minuto de silencio en homenaje a las víctimas de la tragedia.

Anders Behring Breivik comparecerá el mismo día ante un juez. "El sospechoso comparecerá el lunes ante un tribunal, donde el juez se pronunciará sobre su puesta en prisión preventiva", declaró a los periodistas el comisario Sveinung Sponheim.

El abogado del sospechoso, Geir Lippestead, aseguró posteriormente que éste "tiene dos deseos: el primero es que la audiencia sea pública y el segundo es que pueda vestirse de uniforme", declaró a la televisión NRK.

"Desconozco de qué uniforme se trata", agregó el letrado.

Breivik comparecerá este lunes (a las 11H00 GMT) ante un tribunal de Oslo que podrá decidir su prisión preventiva por un periodo máximo de cuatro semanas, renovables si así se decide en una nueva audiencia que se celebraría al finalizar el primer periodo.

"Hay pocas dudas de que será puesto en prisión provisional", estimó Lippestead.

La decisión de si la audiencia es o no pública corresponderá al juez.

"Quiere explicar lo que ha hecho. Lo quiere hacer públicamente", justificó el jurista.

Según la prensa noruega, la policía pedirá por su parte que la audiencia se celebre a puerta cerrada.

Actualmente, Breivik tiene el estatuto de sospechoso y, según el sistema judicial noruego, no podrá ser inculpado hasta el final de la investigación policial.

De nacionalidad noruega y 32 años de edad, Behring Breivik preparó al menos desde el otoño boreal de 2009 esta operación, que se saldó con 93 muertos, de los cuales 86 fueron asesinados por bala en la pequeña isla Utoya y siete por un atentado con coche bomba en el barrio de los ministerios del centro de Oslo.

"Reconoce los hechos pero no reconoce su responsabilidad criminal", declaró a la prensa el comisario Sponheim.

Anders Behring Breivik afirma que actuó "solo" en la carnicería, dijo Sponheim. "Intentaremos verificarlo en nuestra investigación", añadió. Según testigos de la matanza en la isla Utoya habría "uno o varios" tiradores.

Poco antes de pasar al acto, el sospechoso difundió en internet un manifiesto de 1.500 páginas, lleno de diatribas antimusulmanas y antimarxistas.

En el texto, redactado en inglés, dice que será percibido en el futuro "como el mayor monstruo (nazi) desde la Segunda Guerra Mundial".

Evoca en él el "uso del terrorismo como medio para despertar a las masas".

Sobre la base de las informaciones que publicó en internet el sospechoso, la policía lo describe como un "fundamentalista cristiano" de derecha.

"Considera que fue cruel tener que cometer esos actos pero que, a su entender, era necesario", declaró a la prensa noruega su abogado.

Por su parte, los investigadores se niegan a proporcionar elementos sobre sus motivaciones.

Todo comenzó el viernes a media tarde con un atentado con coche bomba en el barrio de los ministerios del centro de Oslo en el que murieron 7 personas.

Poco después, en la isla Utoya en donde se realizaba un campamento de verano de las juventudes del Partido Laborista en la que participaban unos 600 jóvenes, el sospechoso, disfrazado de policía y con dos armas de fuego, disparó durante 90 minutos.

Tras la matanza, fue detenido en la isla de Utoya "sin oponer resistencia", según el comisario Sveinung Sponheim.

El hecho fue calificado como una "tragedia nacional" por el primer ministro Jens Stoltenberg y suscitó una ola de indignación y de compasión en el mundo.

Este domingo se celebró una misa en la catedral de Oslo con la presencia de numerosas personalidades, entre ellas los monarcas del pequeño reino y el primer ministro Stoltenberg.

Además del manifiesto, Behring Breivik publicó un largo video en YouTube en el que muestra su salvaje hostilidad al islam, al marxismo y al multiculturalismo. Al final de este documento, el sospechoso aparece en tres fotos, unas de ellas lo muestra en posición de tiro con un fusil de asalto.

Publicado el día de los ataques, el video describe al islam como "la principal ideología genocida". "Antes de comenzar nuestra Cruzada, debemos cumplir con nuestra tarea de diezmar al marxismo cultural", escribió asimismo.

 

 

DEMORA

Una embarcación inadecuada y la decisión de esperar a una unidad especial armada de Oslo, situada a 45 kilómetros de la isla atacada, retrasaron la respuesta.

"Cuando tantas personas y equipos se instalaron dentro, la embarcación comenzó a hacer agua y el motor se detuvo", dijo Erik Berga, jefe de operaciones policiales del condado Buskerud.

Una persona herida en el tiroteo murió en el hospital, elevando la cifra de víctimas fatales a 93, indicó la estación televisiva NRK de Noruega. La policía informó que aún había desaparecidos. Un total de 97 personas resultaron heridas.

 

MANIFIESTO ANTI-JIHAD

La policía noruega confirmó el domingo que un violento manifiesto anti-islámico escrito en inglés de 1.500 páginas fue publicado por Anders Behring Breivik el viernes, pocas horas antes de que asesinara al menos a 92 personas.

El texto divulgado en internet describe la planificación, la fabricación de explosivos y una violenta filosofía que llevó al ataque con bomba en Olso y a la matanza a tiros en un campamento cercano del gobernante Partido Laborista.

Los asesinatos llevaron la atención al manifiesto titulado "2083-Una Declaración Europea de Independencia" escrito por Breivik.

"Una vez que decides atacar, es mejor matar a muchos que a pocos, o te arriesgas a reducir el impacto ideológico deseado con el ataque", aseveró el confeso asesino.

El manifiesto publicado por Breivik, miembro fundador de una moderna versión de los Caballeros Templarios, una orden medieval de monjes guerreros de las Cruzadas, insinúa una conspiración mayor de autodenominados "cruzados" y muestra una mente influenciada por el imaginario de los videojuegos.

"La orden está para servir como una Organización de Derechos Autóctonos armada y como un Movimiento Cruzado (movimiento anti-Jihad)", redactó Breivik en el documento, partes del cual son copias de otros documentos anti-islamistas de extrema derecha que circulan por internet.

En el documento insinúa una conspiración mayor y asegura que los Caballeros Templarios se reagruparon en Londres en el 2002.

Breivik ataca la "colonización islámica y la islamización de Europa Occidental" y el "ascenso de una cultura de marxismo-multiculturalismo".

 

 

 

Si desea dar su opinión o aporte escríbame a consultashm@gmail.com o click Aqui