Principal ] Artículos ] Psicopatía ] Esquizofrenia ] Docencia ] Poesias y cuentos ] Otros Autores ] Curso de Psicopatía a Distancia ] Semiología Psiquiátrica ] Enlaces ] Cartas_comentadas ] Depresion ]

Reflexiones ] Cuentos ] Poesía ] Otros ]

 

La eternidad

Hugo R. Marietan, Diciembre de 1999

La eternidad no es algo que se prolongue en el tiempo, sino que es algo que simultáneamente es todo el tiempo. Como enseña la cábala o el aleph de Borges.

No se da a lo "largo" del tiempo, sino en este "punto", "aquí y ahora". Es la percepción del todo temporal, ahora.

Hay una unidad espacio temporal ineludible. No es concebible un tiempo sin un espacio donde ubicarlo, ni un espacio sin un tiempo donde transcurra. Aún lo mental, supuestamente solo temporal debe darse en la virtualidad espacial de la imaginación. Sin ese marco "espacial" no es posible concebir ninguna idea.

¿Es legitimo conceptualizarlo como separados?

Es un artificio intelectual, otro sacrificio en aras de la "claridad", del dividir para reinar de lo cognitivo.

El presente es puro asombro. Solo conocemos el pasado. El futuro es virtual.

El presente está en lo eterno. El pasado reduce al presente dándole un aquí, un ahora, un yo. Es una acción limitante para encuadrar la mente e impedir su dispersión al caos absoluto, al asombro permanente, a la locura.

El pasado, la memoria, dice quien sos, donde estás, adonde vas.

Ni el pasado (ya fue), ni el futuro (no es), existen. Sólo tiene existencia el presente que es paradójico, ya que sabemos que existe por el pasado y que transcurre por el futuro. Sin este "conocimiento", que viene del pasado, no podríamos captar el presente que es puro asombro. Sin el futuro el presente no tendría proyección virtual y no podría construir el pasado. Quedaría congelado en este "punto". Con lo que el presente en realidad se vivencia no como una tenue línea temporal que se desplaza, sino como una "franja" de un "bloque" que incluye el pasado, que nos identifica y ubica, y el futuro, que nos proyecta virtualmente sobre una dirección y en un sentido.

Esta síntesis temporoespacial se realiza en la cociencia. Cualquier desarmonía en la ecuación presente, pasado, futuro, espacio, produce el desequilibrio mental. Cualquier "desconocimiento" de estos ítems desequilibra el armado de lo mental.

La locura es un hecho de la conciencia.

 

Buenos Aires, 31 de diciembre de 1999



: : Si tiene cualquier inquietud escríbame a hugo@marietan.com : :