PSICOSEMIOLOGIA
 

SEMIOLOGIA PSIQUIATRICA Y PSICOPATIA

Sitio del Dr. Hugo Marietan

www.marietan.com    marietanweb@gmail.com

  Principal ] Artículos ] Psicopatía ] Esquizofrenia ] Docencia ] Poesías y cuentos ] Otros Autores ] Curso de Psicopatía ] Semiología Psiquiátrica ] Enlaces ] Cartas comentadas ] Depresión ]

Indice ] Propósito ] Prólogo ] I ] II ] III ] IV ] V ] VI ] VII ] [ VIII ] IX ] X ] XI ] XII ] XIII ] XIV ] XV ]

Sensopercepción

Hugo Marietan,

 www.marietan.com, 1994

 

Concepto

Todo ser vivo necesita informarse sobre su entorno, es decir, bajar su nivel de incertidumbre para sobrevivir y adaptarse.

La función por la cual dicha información es captada recibe el nombre de "sensopercepción". Esa función es ejercida por el individuo no en forma pasiva, sino que activamente va regulando la información que percibe de acuerdo con la sensibilidad (umbral) de sus receptores, sus necesidades biológicas, sus experiencias y sus motivaciones.

El organismo está dotado de sensores, receptores, analizadores específicos que captan diferencias de ondas lumínicas (visuales), ondas sonoras (auditivas), de presión (táctiles) o variaciones químicas (gusto, olfato), ubicados estratégicamente de tal forma y con tal especificidad, que a un estímulo lo transforman en una señal eléctrica que va al cerebro. Allí la información es procesada.

Veamos un ejemplo simplificado: la luz, como estímulo, llega a la retina, que transforma el estímulo lumínico en una señal eléctrica, y viaja por el nervio óptico hasta la primera estación neuronal del cerebro.

Sensación

Este paso, desde el estímulo que modifica un receptor hasta la primera información que impacta en el cerebro, se llama "sensación".

En este ejemplo llega al lóbulo occipital, área 17 de Brodman. Las diferencias entre luz y sombra producidas por un objeto, la luz que refracta el objeto es captada por la retina y decodificada, transformando este estímulo y transmitiéndolo al lóbulo occipital. La retina es una organización neuronal muy compleja, que está proyectada para recibir distintas frecuencias de energía lumínica, pero a nuestros efectos digamos solamente que capta fraccionada la información lumínica. En la primera estación neuronal lo que llega es esa información fraccionada. Se entiende así que esta información que aporta la sensación deba ser interpretada.

Percepción

Y esto es la percepción: la interpretación de la sensación. Esta serie de puntos, rayas y diferencias cromáticas llegan a la segunda estación neuronal, áreas 18 y 19 de Brodman, y allí a la información externa (sensación) se le agrega el material que ya tenemos almacenado (memoria). La memoria va cotejando esta información fraccionada, empalmando lo percibido con lo almacenado, y da una primera configuración. Finalmente, en el lóbulo temporal se termina de armar el percepto, es decir, un tipo de imagen de lo percibido.

Captación binaria

Lo que nosotros captamos del mundo exterior es una información binaria (0,1) que nos informa si ha habido una señal (1) o no (0) captados como luz-sombra, derecho-inclinado, vertical-horizontal, sonido-silencio. Esta información, totalmente segmentada, es interpretada por la memoria y elaborada juntamente con la información derivada de los otros sentidos, pasando así de lo difuso a lo nítido, pero a través de un proceso de interpretaciones. Es decir que en realidad estamos construyendo. Construimos una interpretación del objeto, obtenemos un tipo de información básica externa, y sobre esto, construimos una hipótesis sobre el estado del medio externo.

Percepción de lo útil

De toda la información que recibimos del exterior, ¿qué es lo que tomamos? Captamos lo que nos es útil en tanto humanos, y la forma de interpretarlo, en esencia, va a responder a las necesidades biológicas y a nuestras motivaciones. Como dice Philipp Lersch, (1) no es lo mismo el mundo de una mosca, compuesto de luz, sombra y movimiento, que el mundo de un humano. Las necesidades son distintas, la captación es distinta, el umbral, el límite de sensibilidad es distinto, las armas de sobrevivencia son distintas. Por ejemplo, la velocidad de reacción de una mosca es 1/18 segundos, útil para huir de sus depredadores, y la nuestra, 1/9, es mucho más baja y por eso nos resulta difícil atrapar una mosca, que a su vez no nos interesa como presa.

Nosotros no necesitamos tanta velocidad de reacción ni tanta sensibilidad olfatoria como el perro o agudeza visual como el águila o la termosensibilidad de una serpiente.

Hay un principio de economía general: no se siente todo (sólo lo que permite el umbral de nuestros receptores); no se percibe todo lo que se siente: hay una selección, una reducción de los datos sentidos (se percibe lo prioritario, lo útil para esas circunstancias).

Además, no todos los individuos perciben de la misma forma; amén de la sensibilidad innata, existe el entrenamiento que permite que, por ejemplo, un botánico perciba una gama amplísima de vegetales en el mismo lugar donde nosotros sólo vemos pasto.

La percepción es una construcción

La percepción es un proceso que da como resultado un percepto. A éste, convencionalmente, y de acuerdo con el receptor predominante, lo nominamos visual, auditivo, táctil, gustativo, olfativo.

En consecuencia, la sensopercepción es una construcción activa que hace el individuo de resultas de una interrelación con su medio, por lo que la significación de la realidad es relativa a nuestra condición de humanos, tanto en lo natural como en lo cultural. Así es que tomamos como parámetro de la realidad lo consensuado por los otros, lo que decodifica la mayoría.

Las conclusiones que obtenemos de los datos sensibles, una vez que pasaron el filtro de la autocrítica, se llaman "juicio de realidad".


Las constantes en la percepción(2, 3)

1) El todo es más que la suma de las partes: el conjunto de lo percibido es más que la suma de las percepciones elementales. La percepción de un paisaje es cualitativamente distinta si se percibe cada uno de sus componentes (árbol, montaña, cielo) por separado.

2) Tendencia a la estructuración: los elementos perceptivos aislados tienden espontáneamente a la organización de formas.

3) Tendencia a la generalización perceptiva: se percibe la forma y un significado. Si se percibe una cruz, más tarde la reconoceremos como cruz, aunque varíe su tamaño o el material con que está hecha.

4) Tendencia a la pregnancia: es la facilidad con que un objeto es percibido como figura respecto del fondo. Las figuras simétricas y completas tienen más pregnancia que las asimétricas e incompletas.

5) Principio de constancia: las figuras tienden a ser percibidas como completas y simétricas aunque no lo sean.

Características de los perceptos(2, 4)

1) Los perceptos son vivenciados como corpóreos.

2) Aparecen en el espacio objetivo externo.

3) Tienen un diseño determinado, están completos y con todos sus detalles ante nosotros.

4) En las percepciones de los diversos elementos de la sensación, tienen toda la frescura sensorial.

5) Los perceptos son constantes y pueden ser mantenidos fácilmente de la misma manera.

7) Los perceptos son independientes de la voluntad, no pueden ser suscitados arbitrariamente y no pueden ser alterados. Son admitidos con un sentimiento de pasividad.

Tipos de perceptos(2)

Percepto sensorial: es el que se obtiene y elabora por el estímulo que actúa sobre los aparatos receptores sensoriales.

Percepto consecutivo: es la persistencia de la imagen (percepto) sensorial después de desaparecido el estímulo, habitualmente cuando éste ha sido intenso.

Pareidolias: es cuando la imaginación completa como figura un material sensorial difuso, siendo concientes de que es una creación de la imaginación, como por ejemplo ver una cara en la mancha de la pared o un barco en una nube.

La percepción y el contexto(5)

Si la percepción es concebida como un mecanismo regulador de la acción adaptativa, debe tener en cuenta todos los aspectos del contexto en los cuales se incluye esa acción.

Toda acción supone a cada instante anticipaciones y expectativas organizadas en función de la finalidad representada por la acción. Los mecanismos perceptivos habrán de tener en cuenta esas expectativas, las actitudes dirigidas hacia las metas determinadas por las necesidades, las motivaciones y los intereses del sujeto. Una acción debe implicar aspectos defensivos contra las perturbaciones que podrían comprometer su desenvolvimiento.

Esquemas perceptivos(5)

La hipótesis de J.S. Bruner dice que el acto fundamental de la percepción consiste en confrontar una estimulación actual con las huellas dejadas por las anteriores, de modo que la primera entre en una de las categorías que definen dichas huellas. Éstas constituyen, para P. Fraisse (1961), esquemas perceptivos. Fácilmente se admitirá que el esquema de una palabra empleada con frecuencia esté más disponible y sea encontrada con mayor facilidad que el esquema de la que se emplea raramente.


La actitud perceptiva(5)

El esquema perceptivo está más o menos disponible en función de todo el contexto dentro del cual se inserta la percepción, antes de que la información proporcionada por los mensajes sensoriales sea introducida en los mecanismos perceptivos. Esta estructuración preparatoria y orientada de dichos mecanismos constituye una actitud perceptiva.

Percepción y personalidad

La organización perceptiva depende de las experiencias anteriores del sujeto, de sus necesidades, motivaciones y mecanismos de defensa. Estas condiciones de la percepción no sólo se definen por las particularidades inmediatas y cambiantes de la situación actual, sino por las características propias del sujeto, que las particularizan de un modo relativo, general y duradero.

Apercepción

Es la captación de una totalidad en un momento dado y no la suma de una serie de estímulos.(6)

M. Bleuler dice que "es la identificación (concordancia, igualdad) de un grupo de sensaciones, mutuamente relacionadas entre sí, con otras sensaciones análogas y anteriormente adquiridas".

La apercepción es la que integra lo percibido y permite una captación global. No es la identificación de un objeto (percepción), sino de todos los objetos en relación. Es una resultante de todas las percepciones que se dan en determinado momento. Le da un sentido a lo percibido, a lo identificado. La percepción reconoce un objeto, mientras que la apercepción identifica, capta una situación, ubica los distintos objetos registrados por la percepción y los integra, dando la vivencia de contexto y situación.

La importancia de lo invariable

La variabilidad constante del medio nos mantendría en un estado de alerta permanente tratando de decodificar y clasificar toda la información para lograr adaptarnos. Esto significaría un desgaste intolerable.

La permanencia en un medio facilita la formación de rutinas perceptivas, mapas de información sensorial preformados por la repetición, que nos permiten captar una constancia aperceptiva. Es este tipo de invariabilidad la que crea el concepto de "conocido", familiar, y nos permite tener una actitud relajada y captar rápidamente lo nuevo en lo invariable. Si estoy en mi consultorio aperceptivamente capto si hay alguna modificación en la disposición de los muebles o cualquier otro objeto. No necesito decodificar unitariamente cada uno de los objetos que lo componen, pues tengo ya una rutina perceptiva de cada uno de ellos, un mapa de la disposición de los muebles, libros, etcétera. Incluso sin percibirlos (a oscuras, por ejemplo) sé donde está la silla, el escritorio, etcétera. Esto nos quita el asombro ante lo cotidiano, y nos permite, con pocas señales, ubicarnos rápidamente en ese contexto.

Las representaciones

Necesitamos definir este concepto para luego integrarlo a este tema.

Las representaciones son imágenes surgidas en la conciencia, reconocidas como un producto del sujeto mismo, son íntimas, carecen de vivacidad y nitidez, dependen totalmente de la actividad psíquica y se modifican con la voluntad. (2) Representar viene del latín re-praesento: poner ante los ojos. En la representación el objeto es imaginario y reviste características de subjetividad y de no estar sensorialmente presente. (4) Según Weitbrech, la representación es un percepto reproducido. (6)


Características de las representaciones

Jaspers(4) da las siguientes características y tipos de representaciones:

1) Son vivenciadas como incorpóreas.

2) Aparecen en el espacio subjetivo interno.

3) Tienen un diseño indeterminado, están incompletas y sólo con algunos detalles ante nosotros.

4) No tienen la frescura sensorial de los elementos de las sensaciones como en el percepto.

5) Se descomponen y desmenuzan y deben ser creadas siempre de nuevo.

6) Son dependientes de la voluntad, pueden ser provocadas y modificadas según el deseo. Son producidas con un sentimiento de actividad.

Tipos de representaciones

1) Mnésicas: presentación espontánea o provocada de una imagen sensorial sin estar presente el objeto que la produjo.

2) Fantásticas: es una creación producto de la imaginación.

3) Eidética: se da en ciertas personas que tienen la capacidad mnésica de evocar voluntariamente una imagen con características sensoperceptivas y ubicarlas como si provinieran del espacio exterior, siendo conscientes de que es un hecho voluntario.

4) Oníricas: son aceptadas como reales en el soñar. Son poco nítidas, dinámicas, inestables, sin conexión temporal y muchas veces absurdas.

Resumen

Ejemplo: nuestros sensores captan variaciones de luces, olores, ruidos, texturas, etcétera. Esas sensaciones son identificadas por la percepción como "cama", "ropero", "olor a sábanas limpias", "tictac de un reloj", etcétera. Estos perceptos son integrados por la apercepción, dando el concepto situacional de "dormitorio" en el que hay una cama, un ropero, un reloj, un olor a sábanas limpias, etcétera. El cuarto paso es la integración de mi persona en ese contexto (lo apercibido), es decir, la lucidez cognitiva (ver), el conocimiento de mi persona respecto de la situación: "Estoy en un dormitorio".

Trastornos sensoperceptivos y aperceptivos

Reiteramos nuestra posición de que si bien una perturbación puede acentuarse en determinada función, ésta repercute en todas las funciones psíquicas. Lamentablemente, por cuestiones didácticas debemos recurrir a la separación de los síntomas por funciones. Aunque estos fenómenos deben ser estudiados no aisladamente, sino integrados al síndrome del que forman parte.

Agnosias

Alteración neuronal de las áreas cerebrales donde se hace el reconocimiento de las sensaciones, con conservación de los órganos de los sentidos, de la vía aferente y de la zona de proyección primaria. La persona se siente incapacitada de reconocer la sensación presente. No se puede realizar la concordancia entre la sensación presente y el material mnésico que permite su reconocimiento.

Hay distintas clases de agnosias:

1) Ópticas: el no reconocimiento de los objetos;

2) Acústicas: del significado de las palabras, melodías, etcétera;

3) Somatoagnosia: de su propio cuerpo;

4) Autoagnosia: de partes de su propio cuerpo;

5) Estereoagnosia: es la incapacidad de reconocer los objetos por el tacto.

Falsas hipótesis sensoriales. Ilusión

La ilusión es definida clásicamente como la percepción deformada de un objeto real. Pero se entiende que si es perceptivo se trata de un objeto real, no hay percepción sin objeto real.

La ilusión es un error en el proceso perceptivo de identificación. Por eso proponemos la siguiente definición:

La ilusión es un falla de identificación en la percepción. Determina una hipótesis de identidad errónea sobre el objeto percibido.

Esta falla en la identificación es facilitada por la expectación (lo que esperamos ver o escuchar), el contexto, el entorno del objeto a identificar, las señales semejantes (respondiendo a las leyes gestálticas de proximidad, continuidad, similitud, simetría, clausura), o la falta de nitidez o claridad en los objetos. Parte de lo que observamos está presente sensorialmente, pero lo completamos erróneamente.

Tipos de ilusiones

Según Jaspers (7) existen tres tipos de mecanismos por los cuales se produce la ilusión:

1) Ilusiones por inatención: el sujeto no presta durante tiempo suficiente la necesaria atención e interpreta erróneamente al mundo real. Se confunde con una voz la campanada de un reloj.

2) Ilusiones catatímicas: origina la ilusión la fuerte tensión afectiva o un especial estado de ánimo.

3) Ilusiones pareidólicas: partiendo de impresiones sensoriales imperfectas, nuestra fantasía les presta elementos conducentes a imágenes ilusorias de perfecta nitidez. La contemplación de nubes durante largo rato hace que veamos en ellas montañas nevadas. Estas ilusiones se diferencian de las alucinaciones por la posibilidad de corregir la imagen sensorial aguzando los sentidos.

Un ejemplo clásico: si esperamos ansiosamente a una persona en una esquina, nuestra expectación nos confunde y creemos verla venir, y al acercarse nos damos cuenta que sólo se le parecía. Gestálticamente unimos algunas características comunes y la expectación, lo afectivo, completa la figura, dando el error. Una identificación falsa: es Juan, por ejemplo.


Otro clásico
: vamos caminando en un lugar solitario y oscuro y vemos un bulto y creemos que es alguien agazapado.

Es decir, lo que nos informa la sensación en la primera etapa es correcto, pero la construcción perceptiva falla en la identificación final: es errónea.

La ilusión es un fenómeno normal, pero de acuerdo con su frecuencia e intensidad puede ser considerada como patológica. De hecho se da en muchos cuadros psiquiátricos.

Alucinación

Ahora pasamos al desconcertante caso en que la mente humana crea una imagen con la siguiente característica: la vivencia en el mismo lugar y simultáneamente con los objetos reales.

La alucinación se define clásicamente como percepción sin objeto o percepción sin objeto que estimule nuestros sentidos. Sin embargo consideramos que para que haya percepción debe existir un objeto real.

En la alucinación lo extraño es que se percibe adecuadamente, pero cuando se componen los perceptos se agrega algo que no está presente en la realidad.

Los objetos están bien identificados, es decir la percepción no está distorsionada. A lo percibido se le agrega una representación. Esta representación es vivenciada como integrada a lo percibido, por lo que el alucinado no puede discriminar lo percibido de lo representado y lo vivencia como un percepto más. Lo integra erróneamente. Por eso la alucinación es una distorsión de la apercepción, que es la que integra lo percibido y permite una captación global.

Por ejemplo, en una alucinación visual se ve una habitación y su contenido (que son reales) y además lo alucinado (creado). Las alucinaciones son fenómenos globales con repercusión en la mayoría de las funciones psíquicas. El alucinado es un sorprendido por la alucinación. Lo vivencia como algo ajeno, externo a su Yo.

Por lo expuesto proponemos la siguiente definición de alucinación:

La alucinación es una distorsión aperceptiva en la que no se discrimina entre lo percibido y lo representado, integrándolos como perceptos.

La certeza se origina en el hecho de que lo alucinado está integrado al resto de los perceptos, lo cual le da al paciente una convicción refractaria a toda contraargumentación. Su realidad es distinta a nuestra realidad.

Resumen(11)

Todo ser vivo necesita informarse sobre su medio para conseguir su comida, guardarse de no ser comido por otros y tratar de reproducirse. Para informarse cuenta con los sensores, órganos específicos que se estimulan de acuerdo con un rango de sensibilidad determinado por las necesidades de la especie. Los sensores responden a las variaciones de presión, temperatura, ondas lumínicas, sonoras, sustancias químicas (olores y sabores), etcétera.

Una vez que el estímulo supera el umbral del sensor, éste realiza una conversión energética específica (por ejemplo, la retina convierte energía lumínica en una variación química que genera un potencial eléctrico de membrana).

Esta primera etapa —de la estabilidad a la variación— constituye un cambio, es decir, una información. Algo pasó. A esta información externa pura ("en bruto", no significada) la denominamos "sensación" (S). Por ejemplo, las variaciones de presión del aire (ondas) hacen vibrar la membrana timpánica y de esta manera se capta la información de ruido.

La segunda etapa, la percepción, consiste en interpretar la sensación. Este interpretar necesita recurrir a informaciones ya almacenadas (memoria) para identificar y significar la sensación. En nuestro ejemplo ese ruido es cotejado por la memoria para compararlo con "ruidos ya almacenados" (representaciones) e identificarlo, por ejemplo, como "una voz". La secuencia de sensaciones y percepciones permite una serie de decodificaciones hasta lograr el significado de las palabras. La percepción es, entonces, una construcción en la que intervienen sensaciones (S) y representaciones (R).

La simultaneidad de percepciones originadas en los distintos sentidos (en un espacio y momentos dados) permite una captación global del entorno, es decir, una apercepción. Así, por ejemplo, las percepciones (identificaciones) de mesas, sillas, pocillos, botellas, mozos, clientes, olor a café, etcétera, permite la apercepción de bar.

Más sintéticamente: S1 + R1 = P1 (mesa), S2 + R2 = P2 (sillas), etcétera, y P1 + P2 + P3, etcétera = bar (apercepción).

La cuarta etapa consiste en la integración del percipiente con su entorno: "Yo estoy en un bar", para nuestro ejemplo. Es decir el conocimiento (conciencia) no sólo de las cosas (lo percibido) y la captación global del entorno (apercepción), sino también de la propia persona en relación a lo percibido y apercibido.

Veamos cómo funciona este modelo para la ilusión y la alucinación:

En la ilusión hay una sobrecomplementación de la representación con respecto a la sensación, determinando una falla en la identificación de lo percibido. Sintéticamente: s3 + R4 = "P4".


En el ejemplo clásico de la ilusión por expectación:

- Esperamos ansiosamente en una esquina, la llegada de Juan (R4);

- Vemos llegar a una persona semejante a Juan (s3);

- Concluimos que es Juan ("P4");

- Al acercarse comprobamos que no era Juan.

Es decir, nuestro deseo de ver a Juan sobrecomplementa una sensación insuficiente (alguien parecido a Juan), determinando una hipótesis de identificación falsa: es Juan.

Como dijimos anteriormente, el fenómeno alucinatorio se da simultáneamente con las percepciones y es integrado erróneamente como percepto en la apercepción.

En nuestro ejemplo del bar: percibimos adecuadamente las cosas: mesas, sillas, mozo, clientes, etcétera, y de pronto "vemos" nítidamente en ese entorno un lagarto (que no existe en realidad), lo integramos al entorno como un percepto más, y concluimos que en el bar hay un lagarto. Es decir, a una representación pura le otorgamos la categoría de percepto.

Sintéticamente:

S1 + R1 = P1 (mesa), S2 + R2 = P2 (sillas) + ... + R7 = "P7" (lagarto), y P1 + P2 + P3 + ... + "P7" = apercibimos un bar donde hay un lagarto.

Se comprende entonces, de acuerdo con nuestro modelo, que la alucinación no es una falla perceptiva (las sensaciones se corresponden con sus representaciones complementarias), sino que una representación (que no complementa ninguna sensación) es tomada como un percepto e integrada erróneamente al resto de los perceptos. La falla es, entonces, aperceptiva.

Aunque sabemos que la génesis primaria de estos fenómenos reside en una falta de discriminación entre lo interno y externo al Yo, creemos que un modelo como el presentado mejora en precisión las clásicas definiciones sobre alucinación e ilusión.

Cualidades de la alucinación

Vallejo Nágera(7) da las siguientes cualidades de las alucinaciones:

1) Intensidad: oscila entre imágenes vivísimas y objetos nebulosos.

2) Localización: tiene idéntica localización que los perceptos ordinarios. Se vivencian como provenientes del exterior.

3) Impresión de realidad: constituye la cualidad principalísima de las alucinaciones verdaderas, el convencimiento del sujeto de la realidad de la imagen alucinatoria.

Tipos de alucinaciones(7)

Sensoriales: van a recibir su nombre de acuerdo con el sentido involucrado de manera predominante. Así se las denomina alucinaciones auditivas, gustativas, visuales, olfatorias y táctiles.

Alucinaciones auditivas

El paciente cree oír voces de personas casi siempre invisibles y en otros casos son impersonales como si provenieran de una pared, de electrodomésticos, satélites, extraterrestres, etcétera. En ocasiones pueden ser una o varias voces que dialogan entre sí o que comentan los actos del alucinado.(7)

Esquizofrenia, 12 años: "—Tengo miedo de la ventana. Me parece oír la voz de mi abuelo, le hablo y me contesta. A veces me dicen que me tranquilice"

—¿Quiénes te dicen?

—Un bien y un mal. Siento las voces en todo momento. A veces hablo sola con mi abuelito. Los demás piensan que hablo sola, pero yo estoy hablando con él.

A veces no lo puedo creer pero me están hablando. El mal me amenaza.

—¿Cómo son las voces que escuchás?

—Es todo una voz, como si una voz me dijera no, otra me dijera sí.


Alucinaciones visuales

Se observan más frecuentemente en los intoxicados, epilépticos, afiebrados y psicóticos. Es de buena práctica respetar el axioma "Toda alucinación visual es de causa orgánica hasta que se demuestre lo contrario". Dentro de éstas encontramos las alucinaciones extracampinas de Bleuler, cuando se localizan fuera del campo visual; las autoscópicas, cuando el enfermo ve reflejada su propia imagen fuera de su cuerpo o visualiza alguno de sus órganos; liliputienses, cuando visualiza pequeños personajes o animales; zoópticas, cuando se visualizan animales.

Esquizofrenia, 22 años: "Yo tendría 14 años y vi una sala de bebés, fue un flash: vi la muerte de mi abuelo paterno. Vi lo que pasó con mi madre cuando era chica.

Yo no tengo mucha imaginación visual, por eso me llama la atención ciertas imágenes que se me aparecen. Se me aparecen unos seres chiquititos con mucha movilidad."

Esquizofrenia, 12 años: "—Antes había visto a Melany que no me quería hablar. Creo que ésa fue la primera vez. Melany estaba pasando unos días en casa de mi prima. Yo la vi en casa. Le hablé y no me contestó. Se fue caminando, agarró unas flores y se fue.

—¿Pero Melany no estaba en casa de tu prima?

—Pero yo la vi en casa. Ahora no estoy segura dónde estaba."

Alucinación extracampina

Hay otro tipo de alucinación que se da en la esquizofrenia que es la alucinación extracampina: el paciente percibe fuera de su campo perceptivo.

Una paciente internada durante una entrevista me dice:

—Mire lo que está haciendo.

—¿Quién?

—Esa mujer.

—¿Dónde?.

—Ahí, atrás.

Todo esto lo decía sin mirar hacia atrás, como si lo viera con "la nuca". Era una paciente con esquizofrenia hebefrénica.

Alucinaciones gustativas y olfatorias

Se alucinan olores o sabores desagradables. Hay que descartar patología del uncus cerebral.

Una paciente epiléptica aseguraba sentir "olor a muerto" por momentos. Un esquizofrénico se negaba a comer cuando "olía a veneno" en su plato.

Alucinaciones táctiles

Son activas cuando el sujeto cree tocar una cosa que no existe, y pasivas cuando percibe la sensación de que lo toca una persona u objeto. Son poco frecuentes, se observan en el delirium tremens, en el delirio ectoparasitario y esquizofrenias.(7) Decía Aristóteles que el tacto era el sentido confirmador, y en verdad, cuando queremos cerciorarnos de algo, si es posible, lo tocamos. Por lo que la creencia de tocar y ser tocado debe provocar, en el caso de la alucinación, una convicción muy fuerte.

"Me tocaron el hombro y me llamaron por mi nombre; giré rápidamente pero ya se habían ido". "Me molestan constantemente agarrándome de la cintura, me tocan la cola, me empujan...". Esquizofrenia.

Alucinaciones cenestésicas

Tienen como base los órganos corporales.(7) Lo alucinado se agrega a la información del estado de nuestros órganos y funciones (sensibilidad propioceptiva).

Por ejemplo, pueden referirse al tamaño de los órganos (el corazón ocupa todo el pecho, el cerebro se ha atrofiado), otras a desplazamientos de su posición habitual (el corazón ha descendido al vientre); o bien los órganos se han podrido, han desaparecido, se han convertido en piedra, etcétera. En otros casos los pacientes afirman que tienen alojada en la cavidad abdominal una serpiente o que se hallan embarazados. Son muy frecuentes las alucinaciones genitales, con sensación de coito completo, de violación, de masturbación forzada. Otra alucinación que se observa es aquella donde el paciente cree que tiene parásitos que caminan debajo de su piel, como se da en los cocainómanos y los delirios ectoparasitarios de Ekbon.

Para G. Huber(10) el término "cenestesia" significa que los síntomas primarios no son una actitud defectuosa constitucional o neurótica o una delusión hipocondríaca, sino extrañas sensaciones corporales cualitativamente anormales.

Entre las múltiples cenestesias debemos distinguir algunos tipos bien definidos, aunque es imposible categorizarlos sistemáticamente:

1) Sensaciones de entumecimiento y rigidez.

a) Despersonalización somatopsíquica, es decir, los pacientes experimentan su propio cuerpo, órganos y miembros como extraños o no presentes: no tienen la sensación de estómago o vejiga llena.

2) Sensaciones de debilidad motora, a veces en forma creciente hasta llegar a los así llamados "estados de fascinación" (spellbound).

3) Sensaciones circunscriptas de dolor (perforación, corte, quemadura), con crecimiento y disminución en forma paroxística o gradual.

4) Sensaciones errantes, es decir, sensaciones corporales vagas de fluctuación, tironeo, giro, elevación; igual que las sensaciones circunscriptas de dolor, pueden crecer hasta alcanzar un punto de intolerancia penoso y agonizante y empujar el paciente al suicidio.

5) Sensaciones eléctricas.

6) Sensaciones térmicas de calor y frío, más difusas o más circunscriptas; por lo general ocurren sin una proyección externa.

7) Sensaciones de movimiento, tironeo o presión dentro del cuerpo o en su periferia.

8) Sensaciones de peso o liviandad anormales y vacío, hundimiento, levitación y elevación.

9) Sensaciones de disminución, contracción y constricción, o de aumento, extensión y dilatación (elongación). Éstos ya son desórdenes del patrón de la imagen corporal.

10) Sensaciones cinestésicas (pseudomovimientos de los miembros).

11) Sensaciones vestibulares (perturbaciones cualitativamente extrañas de la orientación y equilibrio corporal).

12) Sensaciones provocadas por estímulos acústicos, emocionales y táctiles; estas últimas son hiperpatías y por lo tanto ya son un síntoma neurológico. Raramente se pueden encontrar hipoestesias e hipalgias circunscriptas y a veces unilaterales; las sensaciones espontáneas pueden ocurrir también en sólo una mitad del cuerpo.

Por lo general las cenestesias se combinan con malestar vital, fatiga y agotamiento creciente.

Alucinaciones cenestésicas vaginales: "Tenía penetraciones de coito, por algo. Caras, cosas, que se me introducían. Me obligaban a sentir deseos por mi padre. Me dio asco y lo rechacé. Esto me llevó a rechazar el sexo y también la comunicación con los otros.

Me estimulaban en exceso sin que yo lo quisiera; y cuando quería masturbarme no sentía nada."

Alucinaciones Cinéticas

Tienen como base las articulaciones y los músculos. El paciente tiene vivencia de ser movido, rotado, empujado. Sensación de que el suelo se levanta o se hunde, que el cuerpo vuela o pesa como una pluma, o que levita. Se incluyen aquí las alucinaciones de la imposibilidad de efectuar movimientos o las verbomotrices en la que el paciente alucina los movimientos en la laringe, de las palabras, y cree decir algo y no dice nada.

Alucinaciones negativas

Se observan muy rara vez y consisten en la no percepción de objetos reales. Ocurren en esquizofrénicos y pueden provocarse por sugestión en los histéricos e hipnotizados.

Alucinaciones hipnagógicas e hipnopómpicas

Se producen en sujetos normales al iniciar el proceso del sueño por descenso de la energía del sistema sueño-vigilia, con la consiguiente hipolucidez, donde la producción de representaciones no es discriminada de los perceptos. Suelen ser figuras simples, a veces figuras, impresiones visuales que se produjeron en el día, y con menos frecuencia, audiciones. Si se producen al comenzar a dormitar se llaman "hipnagógicas", y si es al iniciar el despertar "hipnopómpicas".

Pseudoalucinaciones

Se dan en el campo de las representaciones. El enfermo no reconoce sus representaciones y las vivencia como ajenas, dándole categoría perceptual. Para nosotros la pseudoalucinación es una falla en la identificación del propio pensamiento. En consecuencia no es un trastorno de la percepción, sino del conocimiento (véase el subcapítulo "Aspecto cognitivo de la lucidez"), de la producción de sus propios pensamientos; el paciente tiene, de acuerdo con nuestro concepto de lucidez, una hipolucidez cognitiva parcial.

Vallejo(7) señala que se las conoce bajo la denominación de "pseudoalucinaciones" (Kandinsky), "alucinaciones psíquicas" (Baillarger), y "alucinaciones perceptivas" (Kahlbaum). Los pacientes pueden describirlas como originadas en cualquiera de sus sentidos o en sus órganos.

El paciente no ubica la pseudoalucinación en el exterior y la vivencia como producida interiormente, "en su cabeza", sin corporeidad.

Si un esquizofrénico dice escuchar voces que describe provenientes de su cabeza, se las denomina "pseudoalucinaciones auditivas". Si las vivencia como provenientes del exterior, las llamamos "alucinaciones auditivas". Esta discriminación va perdiendo vigencia en los autores modernos.

Estadísticamente es más frecuente la pseudoalucinación auditiva en los esquizofrénicos. También son descritas en alcohólicos crónicos e intoxicados por drogas.


Frente al paciente la pregunta debe ser directa: "¿Escucha voces?"

El esquizofrénico dice sí o bien queda impactado. Sabe perfectamente a qué nos estamos refiriendo. El hombre sano pregunta "¿De qué voces me habla?"

Les he preguntado a esquizofrénicos: "Esa voz que usted oye, ¿es la voz de una persona?" "Sí", suelen contestar. "Esa voz ¿es igual a la que está escuchando cuando le hago esta pregunta o a la voz de cualquier otra persona?" Y contestan que no, que es otro tipo de voz. O sea que distinguen la voz de la alucinación de la voz no alucinada. No saben explicarla, pero la distinguen.

Luego debe preguntarse de dónde proviene la voz, si es de un hombre, mujer o niño y el contenido de lo que dice. Las alucinaciones auditivas de tipo imperativa, es decir donde el paciente escucha que le ordenan lo que debe hacer, son índice de peligrosidad si el contenido es agresivo hacia sí mismo o hacia terceros. Unas veces el paciente lucha contra esa orden, otras obedece pasivamente, como un autómata.

—Usted ¿Escucha voces?

—Escucho información que me dan que hacen con derecho de pedir a Dios y a la Madre María que ellos me dan información.

—¿Desde dónde las escucha?

—De aquí, de mi cabeza.

—Esas voces, ¿opinan sobre lo que usted hace?

—Lo hacen en secreto, para perjudicarme a mí.

—Y usted, ¿las alcanza a oír?

—Yo teatralizo con el fleje y recibo la información cuando se da y la recibo con el fleje para saber qué hacer. (Desgrabación de una entrevista, esquizofrenia, 42 años.)

Otro ejemplo: "Sé que no es una verruga: soy hermafrodita. Estaba leyendo un libro de Cristian Barnard sobre medicina y una voz me dijo: "Vos sos esto". Y era un capítulo de hermafroditismo. Y después de eso me puse a investigar. Encontré eso (la verruga) y lo comprobé. Por eso ahora nadie me puede convencer." (Esquizofrenia, 22 años.)

Alucinosis

Para H. Cloude la alucinosis es cualquier alucinación reconocida en el momento mismo de producirse, como un fenómeno anormal: el sujeto critica su trastorno y no cree en la realidad del objeto representado.

Para Wernicke es un delirio alucinatorio. En la alucinosis de los bebedores hay un estado delirante subagudo sin alteración importante de la conciencia, con intensas alucinaciones acústico-verbales que duran algunos días o semanas. La alucinosis peduncular producida por una lesión de la calota de los pedúnculos cerebrales, frecuentemente por causa vascular o toxoinfecciosa, transcurre con imágenes exclusivamente visuales, múltiples, móviles, coloreadas, en relieve, que representan personajes o animales. Aparecen paroxísticamente al caer la noche y por un corto tiempo (horas).(8)

Comentario de los propios actos

Hay otros fenómenos en donde participan voces (aunque para nosotros deben ser tratados como fallas en la identificación del propio pensamiento, más que alteraciones sensoperceptivas), como es el comentario de los propios actos, uno de los síntomas primarios de Schneider(9) para la esquizofrenia. Consiste en que el paciente oye en su cabeza a un relator que va comentando todo lo que hace en ese momento: "En este momento estás leyendo, ahora pasás al otro renglón, das vuelta la página, etcétera."

Eco del pensamiento

Otro síntoma primario de Schneider para la esquizofrenia es el llamado eco del pensamiento. Esto hay que diferenciarlo de las alucinaciones. Consiste en que el paciente escucha sus propios pensamientos, pero en un alto volumen interior. Habitualmente el pensamiento es subvocal, pero en este caso el paciente lo escucha como si fuera en voz alta. Es su propio pensamiento y su propia voz. En la alucinación lo vive como una voz ajena. Es uno de los primeros síntomas que se presenta en los esquizofrénicos y que causa gran perplejidad, miedo, angustia. Causa terror porque el enfermo escucha su propio pensamiento y no sabe qué está ocurriendo. No puede explicarse qué es lo que pasa. No es externo, ni impuesto, ni otra voz: es su propia voz.

Lo mismo ocurre con eco de la escritura y de la lectura, donde lo que escribe o lee es audible para el paciente, aunque lea o escriba en silencio, por supuesto. Pero también aquí es su propia voz. Y a veces queda más perplejo porque su voz se adelanta a lo que va a leer o escribir. (En realidad la vista es más rápida que la vocalización, lo que ocurre es que al ser subvocal la lectura no lo percibimos, pero se hace claro en este fenómeno.)

Clásicamente esto se ubica entre las alteraciones sensoperceptivas, pero pensamos que es un fenómeno global: en todo caso son más cercanas a los trastornos en el conocimiento del propio pensamiento. Los síntomas de Schneider serán tratados en el capítulo sobre esquizofrenia, en el segundo tomo.

Bibliografía

1. Philipp Lersch, La estructura de la personalidad, Barcelona, Scientia, 1962.

2. R. Capponi, Psicopatología y semiología psiquiátrica, Santiago de Chile, Editorial Universitaria, 1992.

3. J. Delay, P. Pichot, Manual de Psicología, Barcelona, Toray Masson, 1979.

4. K. Jaspers, Psicopatología General, Buenos Aires, Beta, 1963.

5. M. Reuchlin, Psicología, Madrid, Morata, 1980.

6. E. Bonnet, Psicopatología y Psiquiatría forenses, Buenos Aires, López Libreros Editores, 1983.

7. A. Vallejo Nágera, Tratado de Psiquiatría, Salvat, 1949.

8. A. Porot, Diccionario de Psiquiatría, Barcelona, Labor, 1977.

9. K. Schneider, Patopsicología Clínica, Paz Montalvo.

10. G. Huber, "Esquizofrenia cenestésica", Alcmeon, año VII, vol. 4, Nº 4, marzo, Buenos Aires, 1996.

11. Fragmento de clase dictada en el "Curso de Semiología" del Hospital "José T. Borda", abril de 1996.




Si tiene una duda o quiere realizar un aporte escríbame a consultashm@gmail.com